Reflexiones de viaje

No sé si me gusta España. Mejor dicho, hay muchas cosas que ya no me gustan de España. Cuando estoy en Miami extraño España, Mallorca, Palma o más bien, extraño una idea. Creo que extraño un recuerdo. Idealizo unos sentimientos, la memoria de aquello que viví, que una vez que regreso no encuentro en el presente. Me choca la forma de hablar, el tono, el constante mal humor, la negatividad. Me molesta la falta de educación, la rudeza, el clasismo, el odio a todo lo que no es similar. No puedo con las mentes cerradas, la falta de iniciativa, la pasividad, la inexistente proactividad. A la vez disfruto de las sensaciones que me produce visitar los lugares donde fue feliz. Por su puesto disfruto mi familia, eso no cambia. Las imágenes que no cesan de recuerdos, olores, comidas. Todos buenos recuerdos. Disfruto el paisaje, el olor del monte, el mar y muchas otras cosas más. Mi estancia en España se resume en un continuo choque de sensaciones, recuerdos felices de lugares que ya no existen. Recuerdos placenteros de momentos que han cambiado. También sé que muy pronto, inmerso en la impersonalidad de esta ciudad, echaré de menos otra vez ese recuerdo, una vez que olvide aquello que ya no me gusta de España.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión, Viaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s