El mal humor

Ya estoy un poco mejor, pero vaya días que he pasado. Un humor de viejo español, de esos que fumaban Ducados, sentados por los parques de España, con pantalones azules desgastados, y una barba de tres días con los pelos más duros del mundo. Por mi barrio en Palma había muchos de esos abuelitos, que si te acercabas con el balón no te gritaban, te ladraban con la boca en escasez de dientes. Caminaban despacio, pero seguro era para no olvidarse nada, y siempre recordar el cabreo que llevaban encima. Tomaban su café o carajillo en el bar de la esquina, luego caminaban la mañana sin un rumbo determinado, solo caminar por caminar. Se detenían en las esquinas más probables para mirar las cosas menos comunes. Conocían por nombre propio a todos los dueños de locales, bares, restaurantes y panaderías. Contaban sus historias a cualquier desconocido. Y siempre de mal humor. Así he pasado yo los últimos días, recordando a los viejos de España

1 comentario

Archivado bajo Reflexión

Una respuesta a “El mal humor

  1. Cris

    Joer…es que eres un espanol,viejito grunion…feito y panzon! Ouch, still angry? Besos que ya te llegara el buen humor,cuando estes al otro lado del charco…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s