Las llaves robadas

Hoy le dedico la última canción. No sé si disfrutaré cantarle a alguien tanto como he disfrutado cantarle a ella, pero eso sí, seguiré cantando. Y le dedico esta canción porque resume lo que siento. Yo fui un bandido de las llaves de su barco hasta que descubrí que no era el mío. Quién me iba a decir a mí que esa vela tan bonita no era la mía o no era para mí. Pero no me arrepiento de nada. Y hoy entregaré las llaves.

Hoy le canté por última vez, y ella lloró por última vez. Esta es la última canción, porque ya no le quiero cantar más. Quiero cantar en mi coche. Quiero cantar en mi ducha. Quiero cantarle a quien quiera escuchar. Y si nadie quiere escuchar, cantaré para mí. Alza la vela, coge el timón.

2 comentarios

Archivado bajo Deporte, Reflexión

2 Respuestas a “Las llaves robadas

  1. Cris

    NO dejes de cantar, de escribir, de expresar…! Abrazos.

  2. Y a mi me encantaba escucharte cantar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s