Las muelas

Ahora entiendo, y es que cuando te sacan las muelas del juicio te pones de un humor que no veas, claro y del dolor ya no quieres gastar más bromas por eso parece que maduras. Pero en realidad sigo siendo el mismo crío aunque con un dolor de muelas del carajo. Y no te digo nada de la peste a pollo torrado que echaba mi boca después de que el dentista hiciera la herida con una sierra eléctrica para poder sacar la maldita muela. Cuando la sacó mando a su enfermera a hacerle fotos porque dijo que no había visto nunca una pieza tan infectada y podrida de caries. Manda huevos las veces que fui al otro dentista y nunca se dieron cuenta. Tuve que cambiar de dentista para que se decidieran a quitarme el último juicio que me quedaba. Quizá por eso llevo dos años de lesiones musculares, por la puta caries en la pinche muela del juicio. Sería la hostia no volverme a lesionar.

Por lo pronto llevo el día tirado en el sofá, no me puede dar sol, aunque no corro peligro porque hace una semana y media que no lo veo, al sol quiero decir, porque no ha parado de llover. Condenado Miami. Tampoco puedo correr. Cagada, porque este sábado ya nos tocan 5 millas, y el otro me voy a LA o sea que tendré que pasar de 4 millas del sábado pasado a 6 el que viene y yo solo en Los Angeles. Quizá puedo ir a correr a la montañita del cartel de Hollywood. O mejor corro en el gimnasio no vaya a ser que me pierda por el bosque. Bueno, me tomé un motrin 800 para el dolor y se me pasó hasta el mal humor. Anda que no me puedo llevar unas cuantas pastillitas al trabajo, ya te digo, que hay más de uno que tiene una mala leche de cojones. En fin, que voy a terminar de ver Robin Hood, la vigésimo séptima versión, ésta con el pavo de Gladiator. Uff, esa peli si que me gustó. Ay cabrón, son casi las doce y sentí el primer saludito en la zona afectada. Dos horas antes de mi próxima dosis de motrin. Puede ser que nos saltemos el protocolo aunque sea por esta noche. Uy me quedé medio dormido unos minutos antes de cerrar esta bella historia. A la mierda, se cerró la historia. Odio los dentistas y todos sus instrumentos. Sobre todo ese que suena a un híbrido entre taladro y pulidora de suelo. Lo odio.

1 comentario

Archivado bajo Reflexión

Una respuesta a “Las muelas

  1. Cris

    Guapo ya no tienes juicio! El motrin solo camufla, como a mi el pinche ibuprofen que no quiero ni probar. Para que nos dan de 800 si al cabo de un par de horas se desenmascara la verdad…ni con uno de 1200 nos quitan este dolor del espacio que dejo tu muela y el vacio entre mi este..y oeste. Pal orto los pain killers. Y el sol saldra manana…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s