El tiempo

Hace tiempo que no escribo de ella, y es porque no la pienso ya como ella. Hace tiempo que ya no hablo de eso, y es porque ya no lo siento como eso. Hace tiempo que me defino en impar, ellos dos y yo, y me gusta el equipo que hacemos. Me gusta viajar, o jugar en mi puerta, planear nuestras cosas, cocinar para los tres. Me gustar doblar ropa de hombre. O elegir películas para mí, y muchos dibujos animados, claro. Hace tiempo que mi idea de familia no incluye a su madre, solo una cara sin nombre, una idea, una ilusión nada más. Hace tiempo que me ilusiono por una tarde en soledad, aunque ya no me siento solo. Hace tiempo que ya no pienso en el tiempo como lo que fue, sino como lo que es, y muchas veces tampoco como lo que será. Hace tiempo que no siento ni siquiera cuando pasa, solo lo dejo pasar. Hace tiempo que ya no lloro. Tampoco me desespero por ese que seguro te habla al oído. Hace tiempo que no estás en mi mente, constantemente. Hace tiempo que no me acuerdo de ti, hasta hoy que me acordé que ya no te pienso.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s