No me cuestiones

No escribo para nadie. No me cuestiones. Solo escribo. Porque cuando me cuestionas me pregunto por qué escribo, y a veces no encuentro una respuesta. Es precisamente lo que me alejó de mi pareja. Justo eso, eso que hacemos tan bien. Cuestionar, juzgar, opinar, no apoyar. Empujar a la monotonía, lo casual, lo que en nuestra mente creemos que es lo normal. Lo que debe ser. ¿Qué debe ser? ¿Qué es lo correcto? No escribo para nadie, solo para mí.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s