Quién dijo gay

Ayer me cortaron el pelo. Nada más sentarme en la silla el pavo me preguntó si había comprado pelo nuevo. What? Le dije yo poniendo cara de boludo. Que si compraste pelo, porque tienes heridas en tu cabeza. Ahh, no, eso es del estrés. Oh good, good. Por qué estás estresado. Le conté por encima. Tienes hijos. Sí. Claro, así es más jodido. Tú, estás casado le pregunté. En realidad por quedar bien porque tenía una pinta de trolo de cuidao. Sí me dijo, para mi total sorpresa. Con una venezolana que conocí en Jordania, me dijo. Él es de Jordania. Comenzó a hablarme de las mujeres libanesas, y las turcas y las de Egipto. Que eran mucho menos celosas que las venezolanas, o las hispanas en general. Y mucho más cariñosas, y sumisas en la cama… freaky!! Que la suya estaba loca, que incluso había días que no lo dejaba venir a trabajar por los celos. Y seguimos hablando de mujeres. En fin, que terminé recibiendo consejos de mi nuevo estilista, un pavo de Jordania, casado con una venezolana celosa, y con más pinta de joto que Pedro Almodóvar. Buenos consejos en realidad. Y además me dijo que cuando me crecieran las patillas que solo me pase por la peluquería que me pasa la máquina. No tienes ni que sentarte, te lo hago de pie, me dijo. Ok, hasta ahí nomás my friend, no vaya a ser que nos vea tu mujer.

Deja un comentario

Archivado bajo Relato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s