Silba, no dejes de silbar

Hoy estoy feliz, y por eso silbo. No recuerdo cuando aprendí a silbar pero desde entonces cada vez que estoy feliz, silbo. Mi abuelo Tomás silbaba como los dioses, sentado en la puerta de su casa en Cancarix, mirando a la Nacional 301, feliz. Yo me sentaba a su lado a escuchar las coplas que salían de sus labios, y practicaba en mis ratos libres, quería silbar como mi abuelo. Años después mi padre silbaba mientras trabajaba. Yo le daba el martillo, los clavos y los alicates, él silbaba mientras hacía reformas en mi casa. Yo me paraba a su lado a escuchar como salía La Saeta de sus labios, y practicaba en mis ratos libres, quería silbar como mi padre.

Ahora silbo cuando estoy feliz, y hoy no quiero parar de silbar, porque me acuerdo de mi abuelo Tomás, y de mi padre, para que siga aquí conmigo y algún día muy pronto los dos silbemos juntos para darle las gracias a ese Jesús del madero.

2 comentarios

Archivado bajo musica, Reflexión

2 Respuestas a “Silba, no dejes de silbar

  1. Cris

    No dejes de silbar, de sonreir, de estar feliz …🙂 Silba…sigue silbando…
    http://www.youtube.com/watch?v=kxZaIkJXrU8&feature=related 🙂 jajaja!

  2. Así amanecí. Hoy voy a poner una lista de las mejores canciones para silbar!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s