La cucaracha y la nocilla

Hoy jugué al fútbol por lo que ahora estoy excitado. No le digan a mis roommates pero mientras preparaba la lunchera de mis hijos encontré una cucaracha en el cajón de los cubiertos!!! DE LOS CUBIERTOS!!!! Y no, no los he lavado, ahí siguen todos. Ya la cucaracha se fue pero mientras yo escarbaba entre los cubiertos ella corría como loca por el cajón de un lado al otro. Tenía una cara de miedo la pobre. Yo parado enfrente con autoridad también corría de un lado para el otro, pero por dentro de mi cuerpo. Ella gritaba y yo quería gritar. Ella corría y yo quería correr. Estábamos los dos acojonados el uno del otro. Así como en las pelis de miedo cuando se chocan espalda con espalda y se giran gritándose el uno al otro del susto. Así estábamos la cucaracha y yo. Ahhhhhhhhhh estábamos gritando los dos.

Luego preparé la lunchera de mis hijos. Le puse los zumos, dos trozos de queso, una granola a cada uno, un yogurt, y dos bocadillos, uno de peanut butter y otro de nocilla o nutella en Miami. Me pregunto por qué se empeñan las compañías de pan de molde en seguir haciendo el trozo ese feo al principio y al final, si nadie se lo come. Lo mismo sucede con el borde. Yo nunca me lo comía de pequeño a pesar de que mis hijos, como lo devoran todo, ellos sí se lo comen. Qué buena está la nocilla, la verdadera nocilla, no la nutella, especialmente la blanca. Cuando regreso de España siempre vengo cargado con varios vasos. Uff, me los bajo en un rato untándola en galletas. Cómo no voy a estar gordo joder.

Bueno, me largo a domir.

4 comentarios

Archivado bajo Reflexión

4 Respuestas a “La cucaracha y la nocilla

  1. Laura Gascón

    En España hay pan de molde sin bordes y sin principio y final, vente pa España Pepe

  2. En seriooo???? Spain is different joder!!!! Viva España. Voy en noviembre, si Dios quiere. Voy un par de semanas con mis niños, pero espero pasar dos días en Madrid (si mi amigo Robert me da cabaña). Tengo que llevar a mis dos chavales al Bernabéu, sí o sí. Ojalá puedas estar por Madrid en esa época. Un beso Laura

  3. Cuando leí este post no entendí nada. Ahora me doy cuenta que el título es LA CUCARACHA… y no LA CUCHARA. Yo pensaba que estabas haciendo una entrada Borgíana, donde la CUCHARA se movía por el cajón en busca de la Nocilla, o mejor dicho, huyendo de tí, para que no te comieras la nocilla. Estaba MUY perdido!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s