Mi abuela y el Tour de Francia

Hoy empieza, o inicia el final del Tour de Francia. La Vuelta a España, el Giro de Italia y el Tour me recuerdan a mi abuela. Al verano, a Palma, a Calas y por su puesto a mis bicicletas. Cuando vivía en España me pasaba el día en la bici, sobre todo en verano. Hacíamos con Carlos y Álvaro la Vuelta a Manacor, contrarrelojes alrededor de Calas y sprints dentro del campo de fútbol. Me encantaba imitar a Pedro Delgado, y más tarde a Miguel Induráin. Todas las tardes, después del telediario nos sentábamos en el sofá a ver las tres carreras. Eran tres meses seguidos de ciclismo y mi abuela, que no entendía nada de la carrera, disfrutaba viendo el paisaje. Ella se sentaba a mi lado, siempre con algo de ganchillo en sus manos y unas agujas en sus sobacos, y disfrutaba de ver esas praderas, los caballos, las ovejas y la gente gritar amontonada a la orilla de la carretera. Decía que esos paisajes le recordaban a su pueblo, y más de una vez la Vuelta pasó por la puerta de su casa, Archivel (Caravaca de la Cruz). Espero que mi abuela esté viendo este año el Tour porque los paisajes son cada día más bonitos y las etapas cada año más emocionantes. Extraño ver el Tour con mi abuela, extraño montar bicicleta por Mallorca (por cierto algún año haremos la isla en bici) pero sobre todo extraño a mi abuela Rosalía.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte, Relato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s