USA champion of the World, casi…

Alguien más siente la necesidad de comentar lo ridícula que se ve la gente mostrando interés sobre algo que no conocen en absoluto. Ayer la selección de Estados Unidos femenino perdió en penaltis la final del Mundial de fútbol (soccer) contra Japón. Cojonudo, no? Pues sí, el grupo de tías, desconocidas todas en su totalidad para la totalidad del pueblo gringo se metió en la final con más suerte que otra cosa para entonces tener, de repente, la mayor cantidad de aficionados de la historia del deporte americano apoyándolas. Tía por tía, por separado, o en conjunto, me atrevo a decir que el 90% de personas que vieron ayer la final era máximo la tercera vez que las había visto jugar, e incluyo los partidos de este Mundial. Pero hoy, tras la derrota, el pueblo americano estaba devastado. Derrotado por haber conseguido un segundo lugar en un deporte que no siguen, que no conocen, y que no dominan. Hundido porque un grupo de desconocidas había caído en un partido, que la mayor parte de los afectados no podrían explicar como había este equipo llegado a él. Humillados porque, después de un bombardeo de analogías y comparaciones militares por la cadena de deporte número uno del país, la derrota había transcendido fuera de las canchas, había llegado al escudo y la bandera, al ejercito y su política exterior, al orgullo de una nación defendida por un grupo de profesionales que lo más probable odien cualquier grupo organizado de represión, o incluso militar.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte, Reflexión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s