Simple

Cuando extraño a mis hijos, regreso siempre al mismo video. Las grandes explicaciones de la vida son tan simples como la respuesta, a la aparente absurda pregunta de mi hijo Sebastián, de por qué tenemos culito. Tan profunda y misteriosa respuesta debe acompañar a tan complicada pregunta. Por qué debemos tener ese agujero ahí atrás, rodeado de tan invariable masa de grasas. Por qué la vida creo algo tan precioso y a la misma vez tan horrible. A veces la respuesta a las preguntas son tan simples como ésta: para hacer pupu. Y nada más. Solo por eso tenemos culito. Pero solemos retorcernos en busca de una respuesta compleja, a una pregunta sin salida. Se nos pierde en una imagen borrosa la simple realidad porque nos gusta el drama. No nos fiamos de las cosas simples. Nos parecen muy… simples. Por eso regreso a la respuesta de Sebas una y otra vez, para no perder la perspectiva de mi propósito en este camino. Y no es otro que caminarlo.

1 comentario

Archivado bajo Reflexión

Una respuesta a “Simple

  1. Pingback: A mi Mortero, gracias | El Mortero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s