Algunos recuerdos

Alguna vez comencé a escribir mis recuerdos con la intención de no olvidarlos jamás. Empecé desde el principio, desde mi primer recuerdo allí por los últimos suspiros de los años setenta, en Benidorm, con mis padres, mi casa, mi tío, la playa, mi tía, Murcia y mis abuelos, mis tíos, y de ahí fui avanzando. El domingo un amigo descubrió mi blog desde Santo Domingo y me hizo recordar más cosas. Cuando jugábamos en el instituto en Palma, o cuando le gastábamos bromas a su madre haciéndome pasar por un representante de Antena 3 diciéndole que había ganado un concurso en la televisión. Ayer me preguntaban que cuándo empecé a escribir y por qué, y recuerdo el momento concreto que quise ser periodista, y también cuando escribí mi primer cuento en la habitación de la casa de mis padres en Cancún. También recuerdo el día que descubrí U2, en una cinta (tape) vieja con las letras gastadas en mi habitación de Palma. Era The Joshua Tree, y ese día cambió mi vida. Y otro día que cambió mi vida fue el 12 a 1 a Malta en el bar del pueblo de mi padre, con mi abuelo y muchos otros hombres que lloraban al televisor con cada gol de España. Y para goles el de Zamorano en el 95, o el de Mijatovic en el 98, o el de Zidane en el 2002 y por supuesto el de Iniesta en Sudáfrica. Andrés vino a verme, justo al corner donde yo estaba sentando, escondido entre el júbilo, llorando y como no, recordando. España celebraba en una montaña humana a escasa seis filas de donde yo estaba, recordando. Recordando a mi abuelo, y la goleada a Malta, y a Zamorano, y Benidorm, y mi familia, y U2.

2 comentarios

Archivado bajo Relato

2 Respuestas a “Algunos recuerdos

  1. Tomeu Vera

    Y seguro que recuerdas la excursión suicida a sóller con Ramón en bicicleta (yo no recuerdo quien de los tres no fue capaz de subir el Coll de vuelta), las palmeras de chocolate en la plaza detrás del madina mayurqa, el fin de semana en Calas con alvaro, tu y yo, y mil recuerdos más que aunque yo no escriba en un blog atesoro como parte importante de mi adolescencia y precursoras de la persona que hoy día soy.

    Un saludo joaquín

  2. Mmm esas palmeras de chocolate… ¿Quién no pudo subir la cuesta de vuelta? Yo no recuerdo poner el pie en tierra nunca chaval!! jajaja. ¿Fuiste tú? Porque Ramón estaba a tope… me parece que ya me voy acordando de ti empujando tu bicicleta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s