Conversación entre un pepino y yo

Hoy me dispuse a hacer una tortilla de calabacín. Mientras pelaba el primer calabacín pensé:

–    Lari no los solía pelar… pero yo continué con mi faena.

Cuando empecé a pelar el segundo calabacín noté que estaba demasiado mojado y blando. Entonces me dije:

–    Qué raro que esté tan blando. Normalmente están más duros.

Entonces me vino un olor familiar y me dije:

–    Mmm huele a la ensalada griega que probé en casa de Liany. Huele al pepino que le ponía Liany a la ensalada griega.

Fue ahí cuando me di cuenta que estaba pelando pepino en vez de calabacín. Como no tengo ni puta idea de qué cocinar con pepino, a parte de la ensalada griega, que precisamente lo único que no le pongo es pepino, decidí regalárselos a mi madre. Me dispuse a pelar patatas para hacer una tortilla española pero esta vez me aseguré de que fueran patatas y no malanga.

Deja un comentario

Archivado bajo Relato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s