Archivo diario: Martes, 17 mayo, 2011

Justin Bieber

Mi hijo Marcos quiere cambiarse el nombre a Justin… Bieber. Y la cosa va en serio, no creáis que se le va a olvidar pronto. Ayer antes de dormirse ya me tuvo diez minutos al teléfono insistiendo de que se quería cambiar el nombre. Le tuve que decir que sí. Hoy a las siete de la mañana ya me estaba llamando para confirmarme que yo le había dicho ayer que sí se podía cambiar el nombre y cuando le dije que era broma se puso a llorar desconsolado. Su madre entonces le dijo que le podían llamar como él quisiera, pero que el nombre no se lo podía cambiar. Yo traté de asustarlo con la policía, que ésta no iba a permitir que se lo cambiara. Pero no funcionó.

Alguna vez yo también quise cambiarme el nombre. Joaquín me parecía un nombre tan fino, complicado y de gente con dinero, que de pequeño quise ser José. Ya aquí en América he sido un poco de todo. Cuando me llaman por teléfono, o cuando recibo cartas por el correo, he visto mi nombre escrito de cualquier manera posible: Joaken, Guakin, Goaquin, Joacob, Junken, Wako.

Hoy no sé si me gusta mucho mi nombre, aunque ya me he acostumbrado a deletrearlo cuando llamo a algún lugar: J-O-A-Q-U-I-N. Tampoco hay otro nombre que me gusté más, simplemente no me gustan los nombres, son tan complicados de recordar. De hecho, lo primero que olvidamos de una persona es el nombre. Es lo menos importante de los seres humanos y es lo primero que decimos, a lo que más importancia le damos. Más tarde nos olvidamos de los nombres pero recordamos su pelo, su cara, dónde trabajaban, en qué grupo tocaban o su forma de actuar. Todo sería más fácil sin nombres. Seríamos más reales. Hay personas que se quedan en el nombre. No tenemos nada más que decir de esa gente porque el nombre ya lo dice todo.

Si mi hijo se quiere cambiar a Justin, que lo haga. Porque para mí seguirá siendo un niño cojonudo, que nada de puta madre, tiene un nivel de segundo y medio en matemáticas, el pelo de estopa de su padre y los ojos azules/grisáceos de su abuelo.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión, Relato