Archivo mensual: mayo 2011

Cuatro meses

En ocasiones pienso que ya no pienso. Por momentos siento que ya no siento. Pasan los días sin contarlos mas cuando detengo el tiempo, soy consciente del que ha transcurrido. De repente pienso en ella para darme cuenta que han pasado horas sin hacerlo. Y cuando trato de sentirla ya no encuentro ese sentimiento de dolor. Añoranza sí, pero no dolor. Hoy cumplo cuatro meses solo. Es casi verano, y se fue en invierno. Era enero, y es casi junio. Me dolía todos los días, y ya no lloro. No creí superarlo, y ahora descanso en paz.

1 comentario

Archivado bajo Reflexión

Sin salida

No para de retumbarme en la cabeza la frase “quiero volver a enamorarme”. Necesito encontrarle una salida.

4 comentarios

Archivado bajo Reflexión

En trance

He comprendido muchas cosas en los últimos meses. Cosas que no sabía ni que existían dentro de mi cabeza pero que han ido tomando forma a base de muchos porrazos. Situaciones que me producían un vacío y me mantenían en un estado de trance del que no podía ni siquiera empezar a comprender como salir. Ahora vivo despierto, pero de vez en cuando regreso a ese lugar neutro, dentro de un ascensor cerrado, sin ningún número marcado, donde parece que el tiempo no existe. Pierdo el motivo de las cosas importantes, las razones para cuidarme, siento que no me pertenece mi cuerpo, que puedo maltratarlo porque no es mío. Y como mierda. Y no hago ejercicio. Y como más mierda. Desde un estado de trance. Sin importarme las consecuencias. Y no entiendo por qué lo hago. Y no puedo evitar hacerlo. Un bocado de algo prohibido es el empujón en lo más alto de tobogán de agua donde una vez que entraste no puedes detener la caída libre. Bajas a toda velocidad con la mente en blanco y sin salida, tan solo puedes seguir cayendo. Hasta tocar fondo.

2 comentarios

Archivado bajo Reflexión

Memorias de infancia

Deja un comentario

Archivado bajo Relato

Miguel Ríos

Me acompañó durante toda mi infancia para luego darle el testigo a U2 en mi adolescencia. El Rock de una noche de verano me fascinaba, todavía cuando lo escucho siento la emoción de un mundo diferente, unido por una banda, unos conciertos de verano. Yo desde mi cama de Calas soñaba con la gran ciudad, una ciudad con grandes edificios, de noche, con las calles vacías y la gente sola en sus habitaciones soñando con amor. La encrucijada me llevaba a esa ciudad. No estás sola me encerraba en esa habitación esperando que alguien me sacara de mi realidad. La Reina de la noche me paseaba por las calles oscuras con grandes farolas. Un caballo lleno de sangre me daba miedo, por su adicción, por su droga. Boabdil el chico se va al norte me entristecía, todavía lo hace. Por todo lo que tuve que dejar atrás y esa inevitable sensación de añoranza que me acompañará por siempre.

Deja un comentario

Archivado bajo Relato

Otra vez

Me cago en san deu, ayer jugué fútbol otra vez después de mucho tiempo y me volví a joder el abductor. Esta vez más para la parte frontal del muslo. Jugué a la una de la madrugada de hoy, con unos colegas de la tele. Marqué el primer gol, el segundo, el tercero y el cuarto de mi equipo. Luego con el marcador 5-3 arriba robé un balón (sí enano, lo robé yo solo) corrí en un tres para uno y como el defensa no me entraba, le pegué desde fuera del área. Marqué el quinto personal de la noche para pagar el precio. Me dio un pinchazo en el muslo. Será que tengo caries? Será que no debo jugar nunca más a este maldito deporte? Corrí 5 millas el domingo, jugué dos horas a basquet el martes sin sufrir más que cansancio, y en 20 minutos de un puto partido 7 contra 7 me jodo otra vez.

Manda huevos.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte, Relato

Lost

Terminé Lost. Creo que lo entendí. Todos tenemos una segunda oportunidad. Aunque presunto que debe se algo más profundo y loco. Disfruté la serie como nunca había disfrutado la tele. Momentos aburridos, pesados, pero por la mayoría fueron capítulos trepidantes.

Deja un comentario

Archivado bajo Relato

Algunos recuerdos

Alguna vez comencé a escribir mis recuerdos con la intención de no olvidarlos jamás. Empecé desde el principio, desde mi primer recuerdo allí por los últimos suspiros de los años setenta, en Benidorm, con mis padres, mi casa, mi tío, la playa, mi tía, Murcia y mis abuelos, mis tíos, y de ahí fui avanzando. El domingo un amigo descubrió mi blog desde Santo Domingo y me hizo recordar más cosas. Cuando jugábamos en el instituto en Palma, o cuando le gastábamos bromas a su madre haciéndome pasar por un representante de Antena 3 diciéndole que había ganado un concurso en la televisión. Ayer me preguntaban que cuándo empecé a escribir y por qué, y recuerdo el momento concreto que quise ser periodista, y también cuando escribí mi primer cuento en la habitación de la casa de mis padres en Cancún. También recuerdo el día que descubrí U2, en una cinta (tape) vieja con las letras gastadas en mi habitación de Palma. Era The Joshua Tree, y ese día cambió mi vida. Y otro día que cambió mi vida fue el 12 a 1 a Malta en el bar del pueblo de mi padre, con mi abuelo y muchos otros hombres que lloraban al televisor con cada gol de España. Y para goles el de Zamorano en el 95, o el de Mijatovic en el 98, o el de Zidane en el 2002 y por supuesto el de Iniesta en Sudáfrica. Andrés vino a verme, justo al corner donde yo estaba sentando, escondido entre el júbilo, llorando y como no, recordando. España celebraba en una montaña humana a escasa seis filas de donde yo estaba, recordando. Recordando a mi abuelo, y la goleada a Malta, y a Zamorano, y Benidorm, y mi familia, y U2.

2 comentarios

Archivado bajo Relato

Lost

No pude terminar el último capítulo de Lost. Se me hizo tarde, pero mereció la pena.

Deja un comentario

Archivado bajo Relato

Facebook y sus paranoicos

La mayoría de los amigos que tengo en Facebook no los he pedido yo. Muchos no los conozco en persona. Algunos amigos, que sí conozco, hace mucho tiempo que no los veo. Pero al fin y al cabo, amigos todos son. Ya me ha pasado dos veces que pido a alguien que en realidad no conozco personalmente, pero es amiga de alguna amiga o amigo, que compartimos los mismos intereses, y por su puesto que se ve interesante en la foto, pero lo que recibo es un mensaje preguntándome si nos conocemos. No, le contesto, precisamente por eso te pido, porque vi que te asociaste a MI grupo de El Dictador, vi que eres amiga de una amiga, por lo tanto quizá planeas venir a una de nuestras reuniones, eventualmente nos conoceremos en persona, y por eso te pedí. Porque estoy en Facebook para saber de la vida de mis amigos, pero también para hacer nuevos.

Cuál es el pinche problema de aceptar gente que no conoces? No llegamos a una fiesta, o una cena y algún amigo nos presenta a alguien y hablamos durante horas, y nos contamos cosas personales, incluso podemos terminar intercambiando el número telefónico. Y no hay problema. Pero cuando se trata de hacerte amigo de alguien en Facebook, herramienta que fue creada con ese fin, entonces hay gente que tiene una visión conservadora sobre el asunto.

Facebook debería quitar el botón de Add as a Friend para los tontitos que no quieren que nadie los pida.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión