Archivo diario: Viernes, 11 marzo, 2011

Ampollas en Praga

Tengo una herida en el talon izquierdo, otra herida en el talon derecho y una ampolla en el dedo menique del pie derecho. No recuerdo cuando me salio la ultima ampolla, y es que las calles de Praga son duras, como su gente.

La cara de los checos es dura, afilada. Su mandibula es puntiaguada, con los mofletes marcados y sus ojos se esconden en unos valles profundos. Sus ojos claros esconden siempre algo. Su mirada perdida no muestra nunca lo que sienten, es el reflejo de su ausencia constante. Sus ojos solo protegen un sentimiento interior, como si protegieran o impidieran exteriorizar su alma. No dejan de proyectar tristeza, sus ojos, me refiero, a pesar de estar perdidos a unos metros de distancia de su cara. Cuando se les interrumpe, los checos parecen despertar de este extrano trance, entonces su mirada revive, su cara retorna al presente y se ilumina. Su frialdad es apaciguada por un calor que renace del interior como el fuego que vive tranquilo en la estufa de tubo. Son amables pero muy cortos, mas que vergonzosos. Su excaso conocimiento del ingles hace muy complicada la comunicacion. Eso si, el esfuerzo es envidiable. Retuercen su cerebro tratando de encontrar esa palabra que alguna aprendieron en las aulas del colegio. Tan solo el 56% ha pisado una universidad, pero todos buscan la respuesta a mis preguntas. Entre una risa avergonzada se frotan la cara seca y aspera, se pasan los dedos por su pelo fino y rubio, y todos encuentran una respuesta, o al menos eso creo.

Sus ojos claros como el azul del Pacifico me atrae. Praga tiene un extrano sonido suave en sus calles de piedra. La gente pasea despacio, sin prisa. Cada esquina encierra un cuadro, una pintura. Cuanto mas la miro mas me gusta. Cada minuto que pasa confirma el acierto de haberla elegido como mi destino. Praga es una ciudad idonea para recorrerla enamorado, o para hacerlo solo, pero nunca para enamorarte.

Me quedan tres dias mas en Praga y espero ansioso sus sorpresas.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized