Archivo mensual: marzo 2011

Engordar o adelgazar, esa es la cuestión

El torneo de tenis de Key Biscayne termina el domingo. Este año no he ido todavía al estadio y tampoco he visto un partido en la tele. Otros años he pasado los quince días metido en Crandon Park, sobre todo los primeros años. Incluso alguno lo trabajé como fotógrafo consiguiendo vender algunas fotos de Marcelo Ríos en Argentina e Italia. Hoy, por primera vez en este torneo he decido sentarme en el sofá a ver jugar a Nadal para llevarme la sorpresa de que el partido lo ponen en diferido a las once de la noche. Pero no solo eso, sino que hoy es el único día de todo el puto torneo que no ponen los partidos en vivo en la tele. Estas cosas pasan en este país.

Y no me jodería tanto esto de la tele en diferido si no fuera porque vengo de intentar comprarme unos pantalones y no encontré mi talla. Pero no solo que no la tenían hoy sino que no fabrican la 36-34. Tienen 36-32, pero esos me van cortos. Tienen la 34-34, pero esos no me caben. Tienen la 38-34, pero esos me van muy grandes. Tiene la 36-36, pero esos me van larguísimos. O sea, que la única opción que me dio el pavo de la tienda fue, o engordar para usar la 38-34, o adelgazar para usar la 34-34, o siempre puedo crecer para usar la 36-36 o también puedo achicarme para usar la 36-32. No sé cual es mi mejor opción.

Del enfado me fui a comprar una hamburguesa. Creo que ya estaré en la 37-34. Y Nadal acaba de ganar el tercer set. Me voy a dormir.

2 comentarios

Archivado bajo Relato

Una meta sin meta

Bueno, aquí voy de nuevo. Ya creo que sabéis que no soy muy bueno para hacer cosas sin un plan. Necesito siempre tener una meta, un objetivo, algo en el horizonte que me motive a seguir avanzando. Ya no me pongo una meta de llegada, sino de recorrido. O sea, no me enfoco en que el 17 de julio haré un triatlón, sino en todos los días que entrenaré para llegar a completarlo. Y la razón por la cual mi meta no tiene una meta, es porque si me enfoco en un día en concreto y pongo todas mis esperanzas en esa fecha, y luego por alguna razón no se cumple, la decepción será tal que sentiré que he perdido el tiempo. Por eso, más allá que tengo marcado un día en el calendario, lo importante es el camino para llegar hasta él.

Os paso el calendario con el entrenamiento que incluye, correr, nadar, bicicleta, abdominales y pesas en mi nuevo gimnasio. Algunos días de Yoga, y descanso, obviamente.

Nos vemos en Key Biscayne el 17 de julio.

training

7 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Ojo

Y no es que yo lo sepa todo, pero que guay es reconocer las situaciones mientras suceden. Llegar a conocerte es un trabajo complicado y tedioso, pero la recompensa es muy gratificante. Darte cuenta a tiempo, o al instante, de qué es lo que pasa por tu cabeza y poder actuar a tu favor es algo que me produce mucha satisfacción.

Lo vi venir antes de que girara la esquina. Dejé que llegara y se instalara en mi duda. Reconozco que disfruté por unos momentos el placer del regocijo, el ego llenándose la boca, solo dejé que sucediera para diferenciar con más fuerza el cambio. Y cuando más confiado estaba el cabrón, ahí le insulté a la cara. Se quedó de piedra. Todavía intenta dar unos coletazos, pero lo tengo bien sujeto.

1 comentario

Archivado bajo Reflexión

La libertad de un niño

Viendoo mis hijos correr a oscuras por el camping recordé esa sensación de independencia y libertad de cuando era niño. La emoción y adrenalina de sentir expandirse el radio limitado por tus padres. No sentir límites. Poder correr, ensuciarte, comer a la hora que te dé la gana, no bañarte, acostarte tarde, dormir en una tienda de campaña con tus mejores amigos.

Hoy mis hijos sintieron todas esas emociones, y yo las reviví de nuevo.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Camping

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

El mejor

Y sin darme cuenta, ahora todo ha pasado a ser definido con el adjetivo mejor…viaje, acampada, fiesta.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

El viaje

No paro de pensar en el viaje. Ese que haremos en abril de 2012 por toda Europa. Saldremos de Holanda hacia Alemania, Dinamarca, luego saltaremos a Suecia, Finlandia y luego Estonia. Cruzaremos Rusia, luego hacia Letonia, Lituania, Polonia y más tarde Alemania para terminar en Bélgica y de regreso a Holanda.

Deja un comentario

Archivado bajo Viaje

Ahora sí

Lo claros que se ven los días aunque estén nublados.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Retraso, Niño o niña?

Vaya retraso tengo, y nada que ver con embarazos. Aunque no me importaría tener otro hijo algún día a pesar de las adversidades, siempre me gustó la onda del 3, a pesar de que me inclinaría por el sexo masculino. Y nada en contra de las mujeres, no, no, nada que ver. Pero es que no sé si me daría la paciencia para todas esas instrucciones en la parte de atrás de la caja con las que vienen las niñas.

Los niños son fáciles, si no es un balón, es un palo, y si no es un palo, es un trozo de pizza, y si no quieren pizza, ración doble de leche con chocolate y vamos, a dormir. O sea, si hay problemas con dos buenos vasos de leche con chocolate se soluciona todo. En cambio las niñas vienen con más artilugios que un castillo Lego. Que si la pincita del pelo, o la diadema, o las orquillas, o el gorrito, o la cinta, los pendientes, que por cierto los hay de 200 cientos modelos y tamaños diferentes, unas gafitas y los collares que también vienen en 1500 modalidades. Todo este lío y no hemos pasado del cuello. Luego los jerseys, las blusas, las camisetas o las camisas. Las faldas, falditas, vestidos, pantalones, pantaloncitos, mallas o cualquier otra cosa que cubra su cuerpo. Botas, zapatos, chancletas, zapatillas o mocasines. Y todo esto debe coincidir en color, estilo y pretensión.

O sea, que si me convencieran para tener otro hijo preferiría que fuera niño y pasarle mi camiseta del Capitán Trueno para dormir y la del Real Madrid para ir al parque.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Mi tío

Alguna vez os he hablado de mi tío, aunque quizá no lo suficiente. Creo que lo más fácil sería deciros que imaginéis alguien con quien disfrutáis hasta los momentos de silencio. No hay mayor entendimiento que disfrutar de no decir nada.

Con mi tío puedo hablar de cualquier cosa y también podemos cantar, o escuchar música en un coche por horas sin hablar. Por mi tío me gustan los aviones, y la fotografía, y correr, o el deporte en general. Y las acampadas, y la montaña. Por mi tío hago deporte, corro, nado y monto bicicleta. Por él me gustan las excursiones, y comer sano, y comer embutido. Por mi tío no fumo, ni bebo, y por él detesto el humo. Con mi tío me he reído hasta mearme, también he llorado de la risa. Por él me gustan los chistes, y la magia, los trucos de cartas. De él aprendí a ser entrador (muelero, tira tejos, etc.), claro, nunca a su nivel (en los 70 era diferente la cosa eh). Por mi tío me gustan The Beatles, y Miguel Ríos, y Manolo García, e Hilario Camacho. Y muchísimos más, Fleetwood Mac, Supertramp y Antonio Vega.

Podría decir que por mi tío me defino. Soy, lo que soy, por un cúmulo de influencias. Si te caigo mal, mi tío lo hará también. Si te caigo bien, él te molará también.

Deja un comentario

Archivado bajo Relato