Archivo diario: Domingo, 13 febrero, 2011

Los domingos en la tarde

Limpiaba yo mi piscina por ahí del medio día cuando mi amigo Robert me explicaba de lo deprimentes que han sido siempre para él los domingos en la tarde. Él en España, lógicamente era domingo a la tarde, yo en Miami estaba por llegarme la depresión. Como una mancha en la pantalla de la televisión, de esas que cuando la materializas en tu consciencia no dejas de verla durante toda la película, pero que pasó desapercibida por semanas. Así eran mis domingos en la tarde, normales, habían pasado desapercibidos.

Pero hoy no, hoy no fue un domingo cualquiera porque Robert me advirtió de la mancha en la pantalla. Hoy sentí un vacío peculiar y comencé a recordar que todos los domingos en la tarde de mi vida sentía algo extraño, algo que nunca pude descifrar. Seguro me molestaba esa mancha en la pantalla pero nunca me había fijado bien para descifrar qué carajo era lo que molestaba.

Ahora ya lo sé. Los domingos a la tarde me deprimo.  Seguro porque extraño a mis padres, mis hermanos y mis tíos. Extraño a mi abuela, las pelis de TV1, las pipas y la siesta de mi padre. Los gritos de mis primos, los ronquidos de mi madre. También extraño las tardes de cine con Lari, o las caminatas por Lincoln Road. Hoy extrañé todo de golpe, todo a la misma vez.

Gracias Robert. Me cagoenla…

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión