Archivo diario: Martes, 24 agosto, 2010

La satisfacción de encontrar alguien después de mucho tiempo

Qué grandes sensaciones genera encontrar a alguien después de mucho tiempo. Siento que despertó un trozo de mi pasado que estaba dormido, porque nunca estuvo perdido. Los recuerdos son maravillosos, refrescan el alma. Me pasó con Carlos y Laura. Estuve semanas, incluso meses, que no podía despegarme de Facebook mientras recordábamos todas nuestras locuras de cuando éramos pequeños. Reviví uno de los momentos más bonitos de mi vida, que aunque siempre estuvieron en mi memoria, traerlos al presente con los verdaderos protagonistas hizo que tomaran más fuerza.

Hoy hablé con un colega después de siete años sin saber de él. Ya os había contado de él meses atrás, pero por fin hoy pude hablar con él. Recordar nuestro programa de radio, las risas, los malos momentos, el fútbol, fue muy gratificante. Repasamos nuestras vidas en una hora y cuarenta y tres minutos de llamada telefónica, con la misma naturalidad que lo hacíamos en el 2003. Siento que todo lo que me ha pasado en estos siete años estaba incompleto, hasta hoy, hasta que lo repasé con “Roberto”. Ahora sí cerré la puerta de lo mejor y, sobre todo lo peor, que me ha sucedido en estos años. Contárselo fue el último capítulo de mi catarsis.

Y así terminamos una conversación, esa que renueva pero a su vez inicia otra vez nuestra amistad, recordando nuestros días en la radio y las risas con la publicidad del chino Dr. Lamb. Yo me trabé con el nombre de la medicina, palabra que jamás podré recordar o pronunciar, y los tres nos rompimos a reír en medio del programa. Esa risa que no tiene fin, que te domina hasta lo más profundo de tu estómago. El programa era A todo fútbol, y la primera frase al aire fue “bienvenidos a A todo fútbol, hoy día tres, del mes tres de 2003 y nosotros, somos tres”.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión, Relato