Los pantalones periodistas

Hoy tiré ropa que guardaba desde hace más de diez años. Soy de esos que no le gusta tirar las cosas, salí a mi padre. Cuando por fin me decido a hacer limpieza, me da nostalgia de deshacerme de lo que alguna vez me hizo feliz. Siento que si me desprendo de mis posesiones, de alguna manera, también pierdo un trozo de mis recuerdos. No me convenzo de que vaya a poder recordar con la misma claridad los momentos de mi vida, y de hecho el repasar mi baúl de trastos, mis fotos, inclusive la ropa vieja, siento un aire que me transporta a esos momentos, al instante. Soy visual, pero también los olores y la música me trasladan a gran velocidad a todos los rincones de mi pasado. Aún así, hoy no me quedó más remedio que tirar mi ropa vieja, esa que tantas veces he mirado sujetando la percha con una mano, mientras me convencía de que algún día la volvería a usar.

Tiré un trozo de tela, porque ya no se le podía llamar pantalones, que dice Lari usé en mi primer día en Sportsya.com. Ahí empezó todo en enero del 2000, mi carrera periodística en Internet. Me cambiaría la vida. Ahí conocí a Carlos. Escribí mi primera nota, cubrí mis primeros eventos. Con esos pantalones aprendí a ser periodista. Pantalones con vocación. Desde entonces he tenido varios pantalones, siempre relacionados al periodismo, de alguna manera o de otra. Aquí sigo, cubriendo menos, mandando más, pero siempre con el sentimiento de esos mismos pantalones, los pantalones periodistas.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión, Relato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s