Los veranos de España

Hoy me acordé de los veranos en España. Aquellos con los que crecí, aprendiendo muchas lecciones que luego apliqué y sigo aplicando en mi vida. Los veranos en España no son mejores que los de otros lugares, sino diferentes, pero iguales de alguna manera (como coincidió hoy Liliana). Los veranos en España son sin duda el mejor recuerdo de mi juventud, o al menos, junto a mi familia, lo que más añoro de mi país.

Tengo muchas imágenes imborrables de los veranos. En mi caso son de Calas de Mallorca, Palma y Murcia (Cancaritx, Molina de Segura y Archivel), en ese orden. Aunque esta historia aplica a cualquier rincón de España, cualquier ciudad o pueblo, allí donde crecieron nuestros padres y lo más probable nacieron y murieron nuestros abuelos. Todos estos lugares, y a todos los familiares que nos cuidaron durante esta época del año, los recordamos con un cariño especial, con un leve sonrisa que nos transporta a “aquellos maravillosos años”.

Recuerdo el cielo azul repleto de nubes blancas. Un sol incansable que bronceaba, y a muchos quemaba, en las playas y piscinas de Calas. El sonido armónico del grillo de verano, la brisa de las sombras bajo los pinos, el tiempo libre. En las noches jugábamos hasta las tantas, casi siempre al escondite, mientras el pueblo entero hablaba sentado en los porches de las casas. Yo recuerdo mirar al cielo, abarrotado de estrellas, y soñaba para que no pasara el tiempo. Extraño a mis abuelos, sentados en sus pequeñas mecedoras, siempre regañándonos pero dándonos todo el cariño del mundo. Nos atiborraban de comida, obligándonos a limpiar el plato. Nos consentían como deben los abuelos consentir a sus nietos. Es y será ley de vida.

Hoy mis hijos viven su tercer verano en Cancún, malcriados por sus abuelos, felices como nunca. Algún día los dos contarán sus anécdotas en la piscina de la abuela, en el ático de la casa, con los amigos del barrio, los desayunos de tostadas con Nutella (Nocilla) y muchos recuerdos más. Yo, hoy, revivo a través de su experiencia la mejor época de mi vida, y como un niño recuerdo con cariño mis veranos en España.

3 comentarios

Archivado bajo Relato, Viaje

3 Respuestas a “Los veranos de España

  1. Hoy hablaba con tu madre de lo lento que pasaba el tiempo entonces. Yo recuerdo esos veranos como algo eterno, que no acababan nunca.
    Ahora, el tiempo vuela. Ayer era año nuevo y hoy es agosto…

    Marcos y Sebas se lo pasan en grande en Cancun, y se lo pasaran en grande los proximos veranos en Palma y en Archivel. Y cuanto mas tiempo puedan disfrutar asi, sin preocupaciones y sin malos rollos, mejor para ellos.

    Que envidia.

  2. Josín

    Te entiendo a la perfección, mis veranos mágicos e inolvidables, fueron en San Miguel de Reinante en la costa de Lugo,veranos de mar, de sol y salitre, veranos de juegos y primeros enamoramientos, el sabor del pan gallego con mantequilla al desayuno, baños, siestas, verbenas,ninguna preocupación.
    Pero de eso hace ya más de treinta años ¡Que nostalgia!

  3. No sé quién eres Josín, pero qué bien te marcaron esos veranos. Los sentí completos en tus líneas. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s