Archivo diario: Lunes, 24 mayo, 2010

Hoy Lari se enfadó conmigo

Aquí sigo. Las 11 de la noche del lunes y sigo en el trabajo, pero al menos con una cosa menos que hacer: la entrada del domingo (la acabo de publicar).

Hoy Lari se enfadó conmigo, y con razón. Habíamos quedado que yo iba a buscar a los niños al colegio, los llevaba a natación y preparaba la cena. Ella iba por la verdura orgánica que nos entregan cada dos semanas. La llamé a las 2 diciéndole que no podría ir por los niños por lo que le tocó salir a las 4 del trabajo, ir a buscar a los niños, llevarlos a casa, cambiarlos, ir a natación, luego ir por la verdura a Coral Gables, ir a Publix, bañarlos e imagino que alguna que otra cosa que no se me escurre ahora por mi anestesiada mente. Eran las 10 de la noche cuando estaba llegando a casa después de ese gran paseo. Lo más probable es que cuando yo llegue a casa me den una patada en el orto, y bien merecida.

Yo no voy a escribir todo lo que he hecho hoy porque sería quitarle importancia a todo lo que Lari hizo, por lo tanto me limitaré a agradecer a esta gran de mujer la oportunidad que me está dando. Porque sin ella todo esto no sería posible. No habría cobertura del Mundial en Univision, ni habría sitio nuevo de UnivisionFutbol.com, ni tampoco se habrían lanzado todos los especiales en el sitio del Mundial. Lari no sale en ninguna presentación de ventas, ni tampoco es mencionada en ninguna de las 20 llamadas que tengo a la semana, tampoco recibe un correo de agradecimiento y mucho menos viajará a Sudáfrica un mes y medio. Pero todo esto no sería posible sin su paciencia, sin su apoyo y sin su colaboración.

Lo único que me queda es pedir cuatro días más. De aquí al jueves. El viernes llega mi madre, el domingo llega la suya. Y si bien la locura continuará hasta principios de julio que los niños se vayan a Cancún, al menos será compartida con su madre y a ratos su hermana.

Yo mientras tanto seguiré acordándome de Lari, y agradeciéndole este momento, para mí el más importante de mi vida laboral, y como no, personal.

Te quiero.

9 comentarios

Archivado bajo Deporte, Relato