Archivo diario: Viernes, 21 mayo, 2010

Soy un inútil del baile

Carlos, Clara ¿os acordáis los bailes que nos pegábamos en el Graffiti? Y yo sigo pensando que sé bailar. Mi mente me sigue engañando. Vive una auténtica mentira influenciada por aquellos días de verano en Calas, donde más que bailar lo que yo hacía era correr.

No recuerdo que bailara, solo recuerdo caminar alrededor de la pista, siguiendo el ritmo de la música, observando quien bailaba bien. En mi paseo recuerdo correr levantando las piernas hacia atrás, sino recuerdo mal lo copié de Clara. También abría una pierna para un lado, regresaba al centro y abría la otra pierna siempre al boom boom del tecno de los 90. Recuerdo pasos que me copié de algún turista que pasó por Calas, uno de tantos, esta vez en el RockCola. Los observaba, los practicaba en mi casa mientras me alistaba para salir de marcha y los perfeccionaba en la pista. Los turistas regresaban a casa a los 15 días y yo hacía míos los nuevos movimientos, hasta que me topaba con otro guiri con un ritmo nuevo. Así pasé mi juventud, robándome pasos de otros, sin en realidad analizar si esa gente bailaba bien o no.

Años después todavía creía que aquellos pasos de los 90 deslumbrarían a mi pareja como en alguna ocasión sucedió con alguna turista borracha en Calas. Mi mente no entendía la cara de sarcasmo de mi mujer cuando le afirmaba que yo bailaba bien. Se creaba un raro conflicto en mí. ¿Por qué se reirá entre soplidos, girando los ojos hacia un lado cuando le digo que bailo bien? Ostias, me decía a mi mismo, pero si yo bailo bien. Y claro, el problema es que no bailaba bien. Me había quedado en aquellos brincos sin sentido de los guiris ingleses. Y era lógico que mi mujer se riera, si es que los ingleses no bailan bien y los españoles vamos casi de la mano.

Hoy por fin reconozco que no sé bailar nada. Por su puesto soy un torpe en la salsa, el merengue y todos esos sonidos del caribe que mi oído no consigue descifrar.  A pesar de haber ganado el primer premio de baile en el instituto bailando Vals y cha-cha-cha, soy un inútil para el baile en pareja. Después de varias clases de Swing y Tango, mi mujer decidió no pasar más vergüenza de la mano de un tronco como yo. Y me jode porque la música me gusta, y también me encanta bailar, pero mira que soy malo macho.

Personas que recuerdo haberles copiado algún que otro pasito:
Clara
Carlos Mozos
Sergio
Carlos Millet
Juanmi
Mike Álvarez
Y muchos, muchos guiris.

7 comentarios

Archivado bajo Relato