Dejo todo para el último momento

Antes de salir para Sudáfrica tengo una lista interminable de cosas que hacer. Y todas son tan o más importante que la otra, por lo que no puedo empezar a posponer cosas para el regreso. Tengo que comprarme tres tajes, seis camisas y tres corbatas. Vacunarme de hepatitis A y B y el tétano. Registrar en el consulado español a mis chavales. Comprar medicina para todo el mes y medio. Hacerme análisis de sangre. Y creo que alguna que otra cosa que ahora no recuerdo.

No sé por qué pero siempre o casi siempre suelo dejar todo o casi todo para el último momento. Si sé que se puede hacer algo el miércoles, mejor lo hago el martes en la noche y si se puede el mismo miércoles. El problema es cuando se acumula otra tarea de repente sin haber terminado la anterior, como me está sucediendo ahora. Me quedan dos semanas para viajar al Mundial y ya se acumuló todo. Que jodido soy.

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s