Archivo diario: Sábado, 1 mayo, 2010

El café cubano

Hoy soñé que alguien me hablaba. Fue tan real que me desperté pensando que había alguien en la habitación. Se me aceleró el corazón por unos instantes mientras me preparaba ya a saltar de la cama para echar mano al bate que duerme debajo de ella.

Todo comenzó a las siete de la tarde del día anterior. En la oficina en mi día libre, después de una semana brutal de trabajo, me tomé un café cubano para combatir el terrible sueño que me atacaba. Trabajé hasta la una de la madrugada cuando decidí emprender el camino a casa. Para eso de las dos, más despierto que un domador de leones, estaba ya tumbado en la cama esperando conciliar el sueño. Las tres y cuarenta y yo seguía repasando todas las cosas que nos quedan por arreglar en los nuevos canales univisionfutbol.com y univisiondeportes.com. Las cinco y diez pero yo seguía, como mucho, adentrándome en la primera fase del REM. Pensaba, soñaba y despertaba todo entre vuelta y vuelta, tapándome, destapándome. Cerca de las seis escuché claramente, como si hubiera alguien ahí parado a un lado de mi cama que me dijo:

– Pss, pss, ven.

No recuerdo si tenía los ojos cerrados pero sí sé que los abrí, si los tenía abiertos, lo abrí todavía más. No puedo explicarlo de otra manera pero la voz que escuché fue real, al menos en mi sueño. En algún momento de la noche, entresueños, soñé que buscaba a alguien por todas las habitaciones de la casa de mi madre. Todos dormían y no podía identificar los bultos en la oscuridad. ¿Será que estaba buscando a mi hermano que llegó ayer de Nueva York? ¿Será él quien en mitad de la noche me dijo, desde su sueño, que fuese a verlo?

Si alguien sabe la respuesta que la comparta. Maldito café cubano.

1 comentario

Archivado bajo Relato