Archivo diario: Viernes, 12 marzo, 2010

El anillo matrimonial

No lo suelo hacer pero esta vez me voy a remitir a cierta aclaración de la Wiki sobre el uso del anillo matrimonial:

Se trata simplemente de una costumbre que no es esencial en la celebración del matrimonio: su ausencia no invalida el consentimiento dado en la ceremonia y, por lo tanto, el matrimonio celebrado sin el intercambio de los anillos sería perfectamente válido.

Aplicaré esta cita también al uso del anillo después del matrimonio. Yo no lo uso y no por eso tengo menos compromiso en mi matrimonio. El primero que usé lo perdí pocos meses después de casarnos tras caerme al agua desde una goma que era remolcada a gran velocidad por la lancha de Javier. Al subirme al barquito Lari me pegó una bronca del carajo por haber perdido el anillo, sin importarle que tuviera toda la espalda amoratada de la hostia que me había pegado. Menos mal que estábamos juntos sino se hubiese divorciado de mi. A los muchos años compramos otro y tampoco lo pude usar. Nunca me he podido acostumbrar, o sea que nada, lo llevo en la mochila del trabajo.

Pero dejando toda tradición a un lado, tradición que pocos saben de donde adoptamos, ¿qué significa realmente el anillo matrimonial? En realidad no es más que una herramienta de comunicación. Solo sirve para que las mujeres le digan al resto de mujeres que están casadas y a la vez presuman del tamaño de la roca. Si el puro símbolo es tan importante ¿por qué la preocupación en la belleza, el brillo o el tamaño de la joya? ¿Por qué no usar una tira de hilo o de papel cebolla? El hecho de que exista una regla que dice que el hombre debe gastarse el 10% de su sueldo en el anillo hace que se pudra todo tipo de connotación espiritual. El anillo también cumple las funciones de espantapájaros. Con la sortija la mujer está bloqueando la entrada de aquellos buitres más respetuosos, los que se detienen al ver la piedra. A los otros hijosdeputa que no respetan las mujeres casadas, que os folle un burro con la polla en llamas. Para el hombre el anillo significa posesión. Te clavo el anillo de compromiso meses o años antes de casarnos, solo para marcar el territorio. Esta tía es mía, y aunque todavía no nos casamos, ahí le pongo este anillo para que me la dejen tranquilita. Extraña reacción hace el anillo en un hombre. En vez de espantar a las mujeres, el llevar anillo de matrimonio atrae a ciertas guarras como la mierda a las moscas. A toda esa clase de enfermas, si veis un tío con anillo, no jodáis, venga.

En fin, que para ser sincero no entiendo la obsesión con el anillo. Yo lo llevo bien guardado para que no se me acerque nadie. Si de simbolismo se trata, mejor apostar por el respeto mutuo, sinceridad y fidelidad, y con la pasta que nos ahorraremos nos vamos de viaje a Bogotá.

8 comentarios

Archivado bajo Reflexión