Archivo diario: Domingo, 17 enero, 2010

Ayuda y propaganda en Haití

Que bonito es ofrecer ayuda en silencio. Han pasado varios días desde la tragedia que sacudió Puerto Príncipe, Haití y no puedo dejar de sentir cierto malestar por los que ahora llegan a la isla con ayuda, pero también con una cámara a su costado. Lo cierto es que muchos se han sumado a esta causa, y eso siempre es bueno en un momento como este. Pero no podemos obviar la realidad, y esa no es la misma que vio durante 72 morir más de cien mil personas sin recibir ningún tipo de ayuda. Los pocos que reaccionaron a tiempo quedaron aparcados en el aeropuerto sin llegar a donde su esfuerzo se hacía más valioso. Ahora, cuando ya los muertos no volverán y los vivos no olvidarán, ahora llegan todos con sus camiones y helicópteros, rodeados de cámaras de televisión para que todo el mundo se dé cuenta de su solidaridad. A pesar de los millones gastados por estos personajes, no deja de revolverme el estómago el histrionismo de la situación. Posando para la foto en la puerta trasera del camión repleto de víveres. Dando una rueda de prensa en la tranquila pista de aterrizaje del aeropuerto. Estas escenas no sirven más que para marcar las dos realidades: la que nos llega a través de estos comerciales, esta propaganda barata organizada por políticos, comerciantes y hasta peloteros como Miguel Tejada y la narrada por los periodistas de verdad, los que llegaron a las pocas horas del sismo, donde todos coinciden en el triste escenario, la ayuda está allí pero no llega a los que la necesitan. No ofrezco otra solución más que apagar las cámaras, los micrófonos y desempolvarse los mofletes. Armemos un plan para hacer llegar los víveres a los sobrevivientes, sigamos buscando por más vidas hasta que se apague la esperanza, reconstruyamos un país en ruinas de una vez por todas.

Gracias a todos por mandar sus cajas de agua y comida, ahora por favor que alguien las abra que todavía hay muchos que hoy no han cenado.

2 comentarios

Archivado bajo Crítica