Archivo diario: Jueves, 14 enero, 2010

Cuando el hoy deja de serlo para pasar a ser mañana

Lo que pasa es que es ya hoy aunque publiqué la entrada con hora de ayer, hoy para mí todavía. Salí temprano de casa hoy, mejor dicho ayer, trabajé todo el día, llegué a casa para ducharme, cambiarme y salir corriendo al segmento que hago en la tele. Regresé a las diez y media y a las once fui al aeropuerto a recoger a mi hermano y su novia. Son las doce y cuarenta y nueve de hoy, aunque para mí era todavía ayer cuando escribí esto, o sea hoy en este preciso momento de la madrugada y me puse a pensar cuando el día deja de ser hoy para ser mañana.

Mi conclusión es que de ayer se pasa a hoy a las cinco de la mañana. A las tres de la mañana, o hasta las cuatro es todavía el mismo día. Es una cuestión de sensaciones. Si estás de marcha hasta las cuatro de la madrugada cuando te levantes ese día a las cinco de la tarde dirás que regresaron ayer a las cuatro de la mañana o de la madrugada, pero dirás ayer. En cambio usarás la frase: “me levanté hoy a las cinco de la mañana”. Utilizarás hoy y de la mañana, no de la madrugada.

La cuestión es que tengo mucho sueño por lo que quiero irme a dormir antes de que llegue el mañana, que ya es hoy aunque para mí ahora mismo es todavía tu ayer al momento de leer esta entrada.

2 comentarios

Archivado bajo Reflexión