Archivo diario: Domingo, 10 enero, 2010

Estados Unidos, un país ¿desarrollado?

Es ilógico que un país del primer mundo como es Estados Unidos esté tan mal preparado para ciertas situaciones que se presentan, inesperada pero regularmente. Un país que ha puesto un hombre en la luna. Un país que tiene aviones invisibles o que tiene estadios de béisbol de más de mil millones de dólares. No es normal que un país que puede bombardear a otro con aviones que se manejan solos, no pueda producir suficientes fusibles de 60 amperios para hacer funcionar la calefacción de casa. 

Todos los años hace frío en Miami, durante pocas semanas, pero hace frío. Este año la temperatura ha jugado con los límites de congelación, bajando anoche a 32 F, o lo que es lo mismo, Cero grados centígrados. Yo, como muchas otras personas en Miami, descubrimos que nuestro aire acondicionado no funciona en el modo de calefacción, no por un fallo del aparato sino porque el fusible que alimenta la unidad es de 40 amperios y se necesita uno de 60 como mínimo. En uno de los dos Home Depots que visité mientras buscaba el fusible de 60A me dijo un señor que están retrasados con el pedido y que lo más probable es que en diez días lleguen los repuestos. En diez días estaremos en la playa con 25 grados mi querido Watson, le dije. No solo que ninguna tienda fracasó en prevenir lo que cada año por estas fechas sucede, sino que tampoco buscaron una alternativa. Ni en Publix, ni en CVS, ni Key Mart, ni Wallgreens planificaron para comprar aparatos de calefacción. Ninguno de los cuatro que visitó Lari tenía un simple artilugio que desprenda calor.

No estoy exagerando por si pensáis quizá que estas son cosas que suceden de imprevisto durante una semana al año. Todos los años en verano, como es costumbre en nuestro esplendido clima tropical, hay lluvias torrenciales y todos los años se inundan las mismas calles de la ciudad. Durante la temporada de huracanes corremos el riesgo de encerrarnos en casa y cuando esto sucede nunca hay suficientes maderas o tornillos de esos azules para proteger las ventanas y puertas en Home Depot.

Si es que no tiene sentido que los edificios no tengan ventanas, o que los policías corten dos carriles para poner una multa. Tampoco es normal que la gente pague con tarjeta sin tener dinero en el banco o que se estudie Cooking en la secundaria cuando muchos no saben donde queda Nueva Guinea. Un país con una excelente medicina a pesar de que 50 millones de personas no pueden “disfrutar” de ella. Un país con inteligentes ganadores del Premio Nobel muy a pesar de que el currículum educativo es pésimo. Líder mundial del deporte aunque el 25% del país vive por encima de los límites de la obesidad. A pesar de todas las grandezas que tiene este país es irremediable que sigan rompiéndose los diques, o que vuelva a caerse otro puente, mientras sigamos confundiendo las prioridades de esta nación yo seguiré pasando frío, aunque solo sea una semana al año. Mientras tanto, Estados Unidos continuará siendo un país en vías de subdesarrollo.

18 comentarios

Archivado bajo Crítica