¿Qué te trajo Santa Claus?

A mí dieciosho pare eh carcetine. Pero estos calcetines son especiales, son todos negros e iguales. Resulta que ya desde hace unos años todos mis calcetines negros se desparejaron. Unos con rayas rojas, otros más apretados, otros con una línea blanca, otros con unos bordados azules, otros con la punta de los dedos marrones y muchos, por no decir todos, con agujeros por donde asoma la uña del dedo gordo. Todos vivían entre la ropa sucia, la lavadora o secadora, en los dos cajones de la mesita de mi cuarto o por los diferentes bultos de ropa limpia que descansan por la casa, pero nunca encontraría dos calcetines iguales juntos. Después de varios intentos fallidos por reconciliar a los apestosos amantes decidí vivir al más puro estilo swinger, cada macho compartiendo su hembra. Aún así mis mañanas empezaban con un intento frustrado por encontrar dos calcetines iguales para de inmediato desistir y conformarme con aquellos dos de cierto parecido. Los negros más claritos desgastados por el uso iban con los azules oscuros, por la similitud en la tonalidad. Los de líneas gruesas con otros de algunas líneas pero no tan gruesas. Los del caballo blanco en lo más alto, a la altura de la canilla, con los de la línea roja o blanca, ya que el pantalón cubría los diseños. Los de bordados azulitos con otros de un diseño bien gay que no conjuntaban ni para el diseñador más sicodélico. Esos días más disparejos me cuidaba mucho de no cruzar las piernas para no delatarme ante los compañeros de trabajo. Y es que yo no cruzo las piernas con la corva sobre la rodilla, por cuestiones de flexibilidad creo, sino con el lateral del pie sobre la pierna opuesta, exponiendo a los más observadores mi dispar combinación.

Así es que decidí contarle a Santa Claus mi problema de muy fácil solución. Dieciocho pares de calcetines, todos negros y todos iguales. A la basura los desgastados, los de rayas gruesas, los de líneas blancas y bordados gays. Ahora ya no importa qué macho baila con qué hembra. Ahora ya podré por fin cruzar las piernas con tranquilidad.

PS: Gracias también por el cortador de pelo para las narices y orejas, clara señal de que estoy creciendo. Y los seis tazones para el cereal, mi gran pasión. Ahora siempre habrá uno limpio cuando me antoje de Captain Crunch.

Deja un comentario

Archivado bajo Curioso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s