Yo me sigo rapando

Estamos en la final. Soy joven, pero por muchos años he pensado que nunca vería a España en una final. Si bien tenía esperanzas de sentir lo que siento, estaba casi convencido de que la selección española tenía ya designado y era inamovible su papel en el fútbol mundial. España siempre sería esa selección, con buenos jugadores, pero que por una razón u otro nunca pasaría la barrera de los cuartos de final. Desde Cardeñosa en el 78, el hundimiento del Mundial del 82, el fallo de Arconada en la final de la Eurocopa del 84, el penalti errado de Eloy contra Bélgica en el 86, la nariz rota de Luis Enrique en el 94, el error de Zubizarreta ante Nigeria en el 98, el penalti a las nubes de Raúl ante Francia en la Euro del 2000, los goles anulados ante Corea en el 2002, el ridículo de no pasar de ronda en el 2004 y la eliminación en octavos ante Francia en Alemania 206.

Todo eso queda ya en el recuerdo y esperemos que en el olvido si España consigue ganar el domingo a Alemania. España ha cambiado su papel, ya no somos el país sobrevalorado por tener una de las mejores ligas del mundo. Lo más probable es que gane Alemania, por su historia, por su fuerza, por su poderío. España quizá tenga que esperar aún para ser campeón. Pero de momento nos queda la esperanza, nos queda una última oportunidad para seguir soñando y poder ser campeones. No estamos en casa viendo la final por televisión, como tantos otros años, ahora somos los protagonistas. Esta nueva generación de jugadores es diferente a las demás, no solo por talento, sino por el nivel competitivo que posee, las ganas de ganar, porque ha roto el complejo español de los cuartos de final, porque ya en sus equipos todos son líderes y ganadores. Estos jugadores son el fruto de todas esas generaciones de españoles que se quedaron con las ganas de gritar un título, pero ahora tienen la oportunidad de dedicar esta Eurocopa a Cardeñosa, Arconada, a Luis Enrique, Zubizarreta, Santillana, Maceda, Eloy, Julio Salinas, Fernando Hierro, y porque no, hasta Raúl. Ojalá por mi abuelo también.

Yo, siguiendo con mis cábalas, prometo afeitarme las piernas y los brazos si gana España la final. Pronto les mando las fotos sin las cejas.

2 comentarios

Archivado bajo Deporte

2 Respuestas a “Yo me sigo rapando

  1. Qué grandeeeee..!!! Campeones, campeones ooooooeeeeeee, oeeeeeee, oeeeeeee…. Pelones, pelonessss….oeeeee, oeeeee, ooooeeeee!!!

    Ah y…. Oeeeee, Oeeeee, Oeeeee, Oeeeee, Oeee.. Xaviii, Xaviiiii!!!

  2. Este hipócrita nunca me creyó cuando yo apoyaba a la España que entonces no era campeona! Ingrato Millet!!! Un abrazo mi Joaco, de todo corazón!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s