Archivo mensual: junio 2008

Yo soy español

Yo soy español, español, español. Español de Vigo, español de Barcelona, español de Canarias, del País Vasco, de Granada, del Betis, o como yo, español de Mallorca. Porque hoy da igual de donde seas, hoy si eres español, eres campeón.

De Zaragoza, de Toledo o Villafranca. Da igual si eres de Figueres, Santiago de Compostela o Jaén. Hoy estás orgulloso del Molinón, de los Lagos de Covadonga, de Algeciras, y del Camp Nou. Hoy España es una, unida y orgullosa. Hoy eres de Almendralejo, Carmona o Dos Hermanas, de Marbella o de Motril, de Andújar o Linares, de Lorca, Hellín o Puertollano, de Requena o de Sagunto, de Vic, Mataró o Castelldefeis, hoy eres de Irún, Pamplona o San Sebastián, de Torrelavega o Lannes, de Langreo o Avilés, de Ponferrada, o del Ferrol, de Ourense o Pontevedra, de Zamora, Palencia o Aranda del Duero, de Talavera de la Reina, Alcobendas o Aranjuez. Da igual si hoy eres de Madrid o Barcelona porque hoy eres español, orgulloso de tu pueblo y campeón de Europa. Todos con sus banderas, sus colores, orgullosos de sus platos y sus costumbres. Hoy celebramos todos en España sin olvidarnos de donde somos, orgullosos de nuestra parcela y presumiendo de nuestros pequeños rincones. Esos rincones, esos sabores, los idiomas y monumentos, los campos verdes del norte, el sol seco del sur, el precioso Mar Mediterráneo, las pesca, la caza y los toros, la tortilla, la fabada y la paella, el jamón, el vino tinto y las tapas, Nadal, Alonso y Gasol, Almodóvar, Penélope y Bardem, el Fary, Julio Iglesias y el Bisbal, y por su puesto, el fútbol, hoy hacen que España sea única y hermosa.

La fuente de Canaletas, la Cibeles y la Plaza Colón.

España es así, diferente, y así la queremos. ¡VIVA ESPAÑA! ¡CAMPEONES!

Joaquín

 

2 comentarios

Archivado bajo Deporte

Yo me sigo rapando

Estamos en la final. Soy joven, pero por muchos años he pensado que nunca vería a España en una final. Si bien tenía esperanzas de sentir lo que siento, estaba casi convencido de que la selección española tenía ya designado y era inamovible su papel en el fútbol mundial. España siempre sería esa selección, con buenos jugadores, pero que por una razón u otro nunca pasaría la barrera de los cuartos de final. Desde Cardeñosa en el 78, el hundimiento del Mundial del 82, el fallo de Arconada en la final de la Eurocopa del 84, el penalti errado de Eloy contra Bélgica en el 86, la nariz rota de Luis Enrique en el 94, el error de Zubizarreta ante Nigeria en el 98, el penalti a las nubes de Raúl ante Francia en la Euro del 2000, los goles anulados ante Corea en el 2002, el ridículo de no pasar de ronda en el 2004 y la eliminación en octavos ante Francia en Alemania 206.

Todo eso queda ya en el recuerdo y esperemos que en el olvido si España consigue ganar el domingo a Alemania. España ha cambiado su papel, ya no somos el país sobrevalorado por tener una de las mejores ligas del mundo. Lo más probable es que gane Alemania, por su historia, por su fuerza, por su poderío. España quizá tenga que esperar aún para ser campeón. Pero de momento nos queda la esperanza, nos queda una última oportunidad para seguir soñando y poder ser campeones. No estamos en casa viendo la final por televisión, como tantos otros años, ahora somos los protagonistas. Esta nueva generación de jugadores es diferente a las demás, no solo por talento, sino por el nivel competitivo que posee, las ganas de ganar, porque ha roto el complejo español de los cuartos de final, porque ya en sus equipos todos son líderes y ganadores. Estos jugadores son el fruto de todas esas generaciones de españoles que se quedaron con las ganas de gritar un título, pero ahora tienen la oportunidad de dedicar esta Eurocopa a Cardeñosa, Arconada, a Luis Enrique, Zubizarreta, Santillana, Maceda, Eloy, Julio Salinas, Fernando Hierro, y porque no, hasta Raúl. Ojalá por mi abuelo también.

Yo, siguiendo con mis cábalas, prometo afeitarme las piernas y los brazos si gana España la final. Pronto les mando las fotos sin las cejas.

2 comentarios

Archivado bajo Deporte

Ayer murió mi abuelo

Ayer murió mi abuelo Pedro. Es extraño, pero siento que estaba muerto, aunque todavía vivo, desde hacía más de un año. La enfermedad de Alzheimer es horrible. Poco a poco se fue olvidando de todo, hasta de si mismo. A mi abuela la confundía con su madre, que a penas conoció porque fue criado por su propia abuela. A mi madre, su hija, la llamaba su hermana, cosa rara porque fue hijo único. A mis dos hijos los conoció primero por foto, cuando todavía podía saber que eran sus bisnietos. Se pasó sus últimos días mirando las fotos que le mandé de Marcos y Sebastián, diciéndole a mi abuela que esos dos de encima de la mesa no paraban de reírse ¿se estarán riendo de mí estos zagales? Cuando los conoció por fin, esta pasada Navidad, ya no sabía quien eran. Vivir sin recuerdos es peor que estar muerto.

Ahora que pasó a otra vida ¿habrá recuperado la memoria? Que bonito tiene que ser, después de muerto, volver a recordar todo aquello que habías olvidado. Algo parecido nos pasa cuando despertamos desorientados por una pesadilla y no sabemos distinguir la realidad del sueño. Al cabo de unos minutos sentimos un alivio al recordar que nuestra vida es real, y la pesadilla, solo fue eso, un mal sueño. Mi abuelo pasó el domingo quejándose, ya casi no podía respirar. Quizá a través de sus gritos impotentes nos quiso decir que quería morir para poder recobrar la memoria. Quizá gritaba los goles de España y quiso morir a tiempo para vivir el partido del jueves, y si con suerte se gana y más allá también se sale con suerte de la final, al menos mi abuelo nunca lo olvidará porque lo vivió, aunque sea ya muerto, pero entre nosotros. Mi abuelo ya no está vivo y desmemoriado, ahora está muerto pero sabe de nuevo quien somos. Para mí eso vale más que la carne y los huesos. Mi abuelo Pedro ya no vive en el olvido, mejor aún, una vez muerte vivirá para siempre en nuestro recuerdo, y nosotros en el suyo.

1 comentario

Archivado bajo Reflexión

Hoy me rapo

Chicos, no se preocupen que yo soy de los que pagan las apuestas. Hoy lunes, a las 11:00 PM Este – 10:00 PM Centro en vivo en Contacto Deportivo me cortaré el pelo al cero. La sensación que me queda es extraña, tan extraña que no la he sentido nunca. Tengo 31 años, por lo que no recuerdo los sentimientos de aquella derrota contra Francia en la Eurocopa 1984. Recuerdo estar triste tras el fallo de Arconada, los dos goles de Platini, pero nada más. Ahora siento felicidad por estar en semifinales pero nervios por vernos a un paso de la final. Pensé que ganando a Italia me tranquilizaría. Pero ahora, al tener tan cerca la final,  otro tipo de nerviosismo me invade.

Ayer pensaba en mi abuelo. Está sedado, a punto de morir. Tiene Alzheimer desde hace unos años y ahora cayó grave con una neumonía de la cual no saldrá. Es cuestión de horas o días, dicen los médicos. Le hubiera encantado ver ganar a España ayer. No fue nunca un seguidor acérrimo pero no se perdía los partidos de la selección. Dicen que está consciente, sedado, sin dolor alguno pero que no ha perdido el conocimiento. Seguro ayer escuchó los gritos tras los goles. No sé que otra apuesta hacer para pasar a la final, quizá mejor pido un deseo: que ganemos a Rusia y mi abuelo aguante hasta el domingo a la noche para que pueda escuchar el ruido de los cohetes, de las tracas y los petardos cuando España levante la copa, y los gritos de la gente ¡Campeones, Campeones! Que pueda vivir su última final. Descansa en paz abuelito.

1 comentario

Archivado bajo Deporte, Relato

Si gana España me rapo el pelo

Pues así como lo oyen. Ese será mi reconocimiento a ochenta y ocho años de sufrimiento ante la selección Italiana si España gana el domingo en los cuartos de final de la Eurocopa 2008. La cuestión es que España no le gana a Italia en competición oficial desde los Juegos Olímpicos de Amberes en 1920. ¿Parece imposible, no? Pues es cierto. En total, España e Italia se han enfrentado 27 veces en su historia. De esos partidos Italia ha ganado 9, España 8 y han empatado 10. El problema es que cuando solo contamos los partidos de competición oficial la cosa se pone bien negra para los españoles, o bien azurri para los italianos. Como sea que lo queramos pintar, la realidad es que de los nueve partidos oficiales, España solo ha ganado uno (2-0) y fue hace ochenta y ocho años.

En ese partido jugó para España, Zamora de portero y Pichichi de delantero. Rafael Moreno Aranzadi, más conocido como Pichichi, era un delantero vasco y uno de los mejores jugadores de la época (principio de siglo). Para darle un reconocimiento se creó el trofeo al máximo goleador y se le llamó Pichichi. Zamora, portero catalán, más conocido con El Divino, fue considerado uno de los mejores arqueros del mundo en el primer tercio del siglo pasado. Fue el portero menos goleado en la primera liga española y por eso, al trofeo que recibe el arquero que recibe menos goles se le conoce como Zamora. Seguro que Italia gane el partido, como las últimas ocho veces. De momento quizá los españoles podamos soñar con revivir ese encuentro de 1920, ya que, en esta España de hoy, también tenemos a Zamora y Pichichi. Iker Casillas fue el portero menos goleado y Dani Güiza (del Mallorca) fue el máximo goleador (27) de la liga española.

Si eso pasa, si gana España, yo me cortaré el pelo al cero. NO SE PIERDAN CONTACTO DEPORTIVO EL LUNES.

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte

Rock Star

Todavía hoy sueño con ser una estrella del Rock. Subir a un escenario y ser aclamado por miles de personas mientras le doy con fuerza a mi guitarra. Los varios intentos fallidos de aprender a tocar no han tumbado mi ilusión, aunque sí, de momento, han aumentado mi ansiedad por algún día sentir la adrenalina de unos buenos acordes fluir entre mis dedos.

Me dirán vago o conformista, escaso de talento o inmaduro, pero de momento hoy he sentido que se cumplía un poco mi sueño. Gracias a Guitar Hero III hoy toqué Paint it Black, Barracuda, Paranoid, School’s Out o The Seeker. Quizá nunca aprenda a tocar la guitarra, todo por culpa de este juego y la PS3, pero de momento la adrenalina ha empezado a fluir y con eso me basta.

The Seeker – The Who

I’ve looked under chairs
I’ve looked under tables
I’ve tried to find the key
To fifty million fables

They call me The Seeker
I’ve been searching low and high
I won’t get to get what I’m after
Till the day I die

I asked Bobby Dylan
I asked The Beatles
I asked Timothy Leary
But he couldn’t help me either

They call me The Seeker
I’ve been searching low and high
I won’t get to get what I’m after
Till the day I die

People tend to hate me
‘Cause I never smile
As I ransack their homes
They want to shake my hand

Focusing on nowhere
Investigating miles
I’m a seeker
I’m a really desperate man

I won’t get to get what I’m after
Till the day I die

I learned how to raise my voice in anger
Yeah, but look at my face, ain’t this a smile?
I’m happy when life’s good
And when it’s bad I cry
I’ve got values but I don’t know how or why

I’m looking for me
You’re looking for you
We’re looking in at each other
And we don’t know what to do

They call me The Seeker
I’ve been searching low and high
I won’t get to get what I’m after
Till the day I die

1 comentario

Archivado bajo Relato