Fachadas

Me ponen nervioso las sonrisas perfectas. Esos dientes cortaditos por cristalero y de un color perfectamente inalcanzable. No me concentro cuando hablan. Solo veo las piezas aparecer y desaparecer detrás de los labios elegantes como plano de arquitecto. Porque toda dentadura agraciada, va de la mano de unos labios bien parecidos. ¿No sería mejor actor Tom Cruise con esta bella sonrisa?

Me da tericia el pelo engominado. Sí, los pelos de punta me hacen pensar, la de tiempo que habrá pasado el tío para dejarse el pelo así de esa manera. Una perfección barroca, o mejor dicho, una pérdida de tiempo innecesaria. ¿No sería menos mafioso Pedja Mijatovic con el pelo suelto?


Me da claustrofobia la camisa abotonada hasta arriba. Facha de banquero, político o abogado. Prisión de la verdad, camuflaje de lo injusto. Hay gente que cree que por el simple hecho de ponerse traje y corbata tiene razón en todo. Falsa autoridad. ¿No sería menos mentiroso este señor con la camiseta del Chavo del Ocho?

El Mortero

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica, Reflexión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s