Archivo mensual: marzo 2007

"¿Qué tal todo?"

Mira que la gente dice gilipolleces. Es muy fácil hablar, algo que aprendimos de una manera natural, una de las grandes virtudes y diferencias que tenemos con el resto de animales, pero me parece que últimamente se ha sobrevalorado bastante este acto. Al igual que para conseguir un título universitario, un cursillo de mecanografía o la licencia para manejar se deben superar una serie de exámenes y pruebas, pues para hablar debería suceder lo mismo. Todas aquellas personas que quisieran decir algo deberían examinarse periódicamente para medir la cantidad de excremento que escupen sus cuerdas vocales diariamente.Los ahí que lo saben todo. “Yo sé, yo sé…” Si por casualidad te preguntan algo, cosa que no pasa a menudo, a mitad de tu respuesta ya te están interrumpiendo con el “Yo se, yo se…” Bueno, pues sobra decirlo, pero si sabes para que me preguntas.

Hay otros que su nombre es la definición de inseguridad en el diccionario. Todas sus peguntas terminan con un …no? Ya he decidido contestar todas esas preguntas con un “Pues no”.

Otros, y estos me desesperan, parecen no entender muy bien cuando les hablas. Su cara se queda inamovible, sus ojos desenfocados mirando al infinito, la expresión y la concentración es la misma que cuando viven esos momentos desagradables en la taza del water. Te preguntan algo y cuando les terminas de contestar, murmullan:

– ¿… cómo?
– “eh, vete a cagar”Algunos interrumpen siempre, otros no tienen continuidad y en dos frases se acabó la conversación. Hay gente que grita, quizá creen que tienen más razón por hablar fuerte, otros que no los oyes nunca, lo más seguro tengan toda la razón, siempre. Pero los que de verdad me joden, los que no puedo soportar son lo que solo hacen preguntas genéricas. No solo que sus preguntas son sosas, monótonas, vacías, planas, insipidas y repetitivas sino que siempre las hacen en los peores momentos. Tras un chiste (el grupo ríe, todos se miran y se oyen suspiros, Ay… que risa…) pero de repente te preguntan:
– “¿Y la bici Joaco?”
– “¿Bien…?”
– “¿Estás montando?”
– “Sí…”
Se viene otra broma, segundos después:
– “¿Y los babies?”
– “Bien…”
Esperando para que termine de hacerse el café
– “¿Qué tal todo?”
– “¿Todo? ¿De verdad quieres que te cuente todo? Venga no me jodas, ¿Te cuento todo desde que nací o quieres que empiece desde el capítulo donde un día estaba esperando por un café y un gilipollas me preguntó que que tal todo”
El Mortero
Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Crítica

Robo

Como decía Camilo José Cela “Yo no veo la razón de que palabras que están en el diccionario y designan determinadas partes anatómicas suenen mal a algunos oídos. El fonema o grupo de fonemas que componen una palabra no tienen la culpa de lo que designan”.Por eso, me cagó en la puta madre que parió al hijo de puta gonorrea malpario chinga su madre la concha de la lora cabrón que rompió anoche el vidrio de la ventana del pasajero del coche de Lari y se robó su bolso y otras mariconadas (que no vas a usar, gilipollas).

Maldita la impotencia que siento. Su puta madre en el momento que decidió parar su desgraciado auto al lado del nuestro y se le pasó por su cerebro de gilipollas invadir nuestra privacidad. Me siento violado, indignado, abusado, furioso y con ganas partirle la madre al desgraciado, la reputa madre que lo parió, sus putos muertos, me cago en todos los santos que mean y los que cabalgan al revés, la concha su madre y la reputa madre que la parió a ella también.

Entre las cosas robadas se llevaron el bolso de Lari, nuevo de hacía dos meses, dentro de él todas sus identificaciones, tarjetas de crédito, utensilios de belleza y una cámara Canon SD550, como me duele. También los hijos de puta se llevaron las bolsas de los niños con su ropa y un par de biberones (mamilas). Un juego de llaves de la casa y otro de la casa de mis padres, vengan desgraciados, vengan e intenten robar cuando esté yo solo aquí que van a saber lo que es sentirse violados de verdad por un bate metálico de béisbol.

Lo que más que jode es que hayan robado las cosas de los niños, la cámara con sus fotos. Las estarían viendo mientras se alejaban por la 97ave, si tan siquiera pudiera saber donde viven, cabrones.

En fin.

El Motero

3 comentarios

Archivado bajo Crítica

The Frustrated

Se necesita una pequeña combinación de inmodestia, autoestima y egocentrismo para ser una estrella del rock, eso lo tenemos todos, lo que nos falta es suerte y un poco de talento. Somos una pandilla de frustrados que todavía, tras noches como la de ayer, sueña con dar un concierto con instrumentos de verdad.Dejamos claro que estamos en la profesión equivocada. Carlos Vega demostró una gran vocación en la batería y la guitarra eléctrica, tanta que hasta el viejo pelotudo le arrebató una de ellas cuando mejor entonaba los acordes de Súbete a mi moto. Mónica ha nacido para esto, la actuación, la música, el show, lo demostró en la primera canción. Pimpinela se queda muy atrás. Cat tiene vocación, es joven y con mucho talento. Quedó pendiente La Tortura, pero algún día caerá. Maribel mostró el aura de una reina del pop, se vieron destellos por momentos y cuando íbamos a presenciarlo a fondo, el higüep… del anciano jodió el show. El Mortero y Hormigón demostraron sus dotes al micrófono, el bajo y la guitarra. Rafa, en fin, Rafa Summers es un caso especial. Hasta ayer nadie diría que guardaba un malogro por el Rock & Roll pero bastó una de los Hombres G para darnos cuenta de su verdadera vocación. La misión de Lotty y Luís fue fundamental, sin ellos las 500 fotos y 30 videos no hubieran sido producidos y ahora no nos reiríamos del gran tour The Frustated.

El espectáculo fue inolvidable. Tras varios Martinis y Sex on the Beach el nivel de actuación mejoró o quizá la exigencia del respetable bajó, lo más natural fue eso lo que sucedió.

Aunque lo más probable nunca lleguemos a un platino, ni llenemos el American Airlines y mucho menos hagamos una gira por Sudamérica con groupies y roadies, y camiones llenos de instrumentos y jets privados, aunque nunca lleguemos a ser Rock Stars de verdad, siempre nos quedará el Karaoke de la Collins.

Solo faltaron Lari y Bego, la próxima.

1 comentario

Archivado bajo Curioso

Reflexiones

Vale, descubristeis el secreto. Ahí, en ese lugar es donde de El Mortero machaca los pensamientos diarios, en la paz de la noche, observando como Marcos pasa de las NO REM a la REM.

Hoy todo el proceso duró unos 8 minutos, 30 menos de lo normal, por lo que los pensamientos no pudieron ser molidos mucho más de lo que aquí podréis leer.

En el primer minuto de mis reflexiones llegué a la conclusión que el DVD “The Secret” no es más que una tomadura de pelo para chuparle unos cuantos dólares a los que sufren de autoestima baja. “Si pones tu mente en algo verás que lo puedes conseguir”, no te jode, descubrieron que el bacalao es salao. Te cobran $997 por asistir a su seminario y decirte eso, os cobro yo $10 pavos y os doy el verdadero secreto “Para conseguir algo tienes que poner por narices la mente en ello”.

En los siguientes dos minutos recordé lo poco que me gusta sacar la basura. Pero no sacar el gran cubo verde de Miami Dade al frente de mi puerta sino sacar la bolsa del cubo de casa al verde. Lo que más me fastidia no es empujar hacia abajo la lata de atún, la piel de la cebolla o las cáscaras de huevo que quedaron flotando al borde del cubo, no, eso no es lo que más me jode. El momento que más odio de todo el proceso es cuando ya has conseguido aplastar toda la basura, cuando ya has localizado las dos tiras de plástico rojo con los que se supone que hagas el nudo, cuando ya has doblado ligeramente tu zona lumbar para alcanzar bien esas tiras rojas, ahí vas y tiras, sí, tiras de las tiras y todo ese perfume a mantequilla, leche, huevo, piel de zanahoria, media patata podrida y el jamón de York perdido hace un mes en el fondo de la nevera te golpea justo en la nariz pasándote la película en milésimas de segundo de toda la mierda que hay en esa bolsa.

Hablando de mierda, no os cuento que película me pasa cuando tiro de las tiras de la bolsa de diapers de mis hijos.

Del minuto 4 al minuto 5 pensé que todos los vasos y platos, en fin, toda la bajilla u objeto de cristal se rompen siempre en el último golpe contra el suelo. ¿Por qué tarde dos minutos para machacar esto? ¿Estará fallando El Mortero?

Los últimos tres minutos estuve triturando lo bien que lo paso en la hora del lunch en la cocina del trabajo. Qué levante la mano todo aquel que coincida conmigo y considere la hora del lunch como una de las más divertidas de su día. Qué triste deber ser la vida de alguien, estuve pensando al principio, si la hora del lunch es de las más entretenidas pero ya al pasar a la fase REM de Marcos llegué a la conclusión de que mi vida no es aburrida sino que la hora del lunch con los compañeros es bien divertida.

El Mortero

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexión

La zurda

Dedico estas pocas líneas a los fanáticos, si es que todavía quedan, del que algún día no muy lejano fue un equipo grande en Europa, el Real Madrid.

Poco positivo se rescata cuando se pierde, aunque esta ha sido una gran derrota para los de Concha Espina Número 1. Todos los que hayan visto el partido estarán de acuerdo que Capello no sabe de fútbol, que Cannavaro sí es bueno, Casillas el mejor, Ramos no es central, Helguera tampoco, Guti tiene que jugar siempre, Emerson nunca, Higuaín está verde, Van Nilstelroy maduro, Raúl tiene que jugar arriba, Gago abajo y Roberto Carlos en Qatar.

La zurda de Raúl Bravo ayudó al gol de los alemanes en Madrid, la zurda de Roberto Carlos regaló el gol de los alemanes en Munich. Lo que sobran no son zurdos, son alemanes.

¡Vuelve Juanito!

El Mortero

Foto: Marcos, próximo refuerzo del equipo de triatlón del Real Madrid.

3 comentarios

Archivado bajo Deporte

La Lavadora

Es un dolor de cabeza. Nuestro cerebro, el de los hombres, nunca llegará a entender algo que parece tan sencillo para la mujer. Qué no, que por mucho que lo pienso no le veo la lógica. Para poner la lavadora tengo que dividir la ropa en tres montones, el de la ropa blanca, el de oscura, y el de la clara.Ese, ese es el montón que me desconcierta. La ropa blanca es blanca, todos los cerebros se dan cuenta de eso, hasta el mío. La ropa oscura empieza a preocuparme pero fijándome bien intuyo que los pantalones negros, que las camisetas azul marino, la del Capitán Trueno y aquella que compré en Sawgrass, van en el mismo montón.

Donde me pierdo es al llegar al montón de la ropa clara.

Vamos a ver, los calcetines grises, los pantalones cortos del chaval, los verdes mar de orilla de playa, mi camisa azul de día nublado ¿Dónde va esa ropa? “Pues en la clara”. Algo que ella responde instintivamente como el subir la mano izquierda bordeando el volante en el sentido de las agujas del reloj para poner el intermitente a la derecha. Perfectamente podría ir esa ropa y esos colores en el montón de la ropa negra y oscura pero no, no van ahí, porque no destiñen. Ahhh ¡No destiñen! Aquí una variable que desconcierta y nubla ya por completo el pensamiento y la lógica de esta complicada tarea.

O sea, ¿podríamos dividir la ropa entre la que no destiñe y la que sí? “Pues no, la Blanca va en su montón, la negra y oscura en otro y la clara y no tan clara pero que no destiñe va en otro”. El cerebro de la mujer si es fascinante.

Luego, preguntó mi tío Sebastián ¿Y el disfraz de cebra de Marcos en que montón lo pusiste?

El Mortero

1 comentario

Archivado bajo Crítica, Reflexión, Relato

Obsoleto

Poco usado. Anticuado, inadecuado a las circunstancias actuales. Estos aparatos eléctricos, de cuchillas afiladas que no adivinas para qué lado giran han acabado con la vida de un utensilio capital y presente en todas las cocinas de nuestra generación.Ajo, tomillo y pimienta. El mortero nunca cambia su sonrisa y no corta el ali-oli, vaya, me quedó espesico como me gusta. El sonido, particular y su diseño caprichoso, espera impaciente la próxima conversación.

Aquí, Mortero y Hormigón, y otros obsoletos de esta vida hacen los días más cortos y las horas más largas para disfrutarlas mejor.

El Mortero

4 comentarios

Archivado bajo Curioso, Reflexión, Relato